El mundial aumenta las ventas de aperitivos y bebidas

El mundial aumenta las ventas de aperitivos y bebidas

Cada cuatro años asistimos a un evento que es importante para las empresas, ya que las ventas de tecnología, alimentación y equipaciones deportivas aumentan de manera muy importante. Este evento no es más ni menos que el mundial de fútbol que este año se celebra en Rusia, aunque dentro de dos años será la Eurocopa que se celebrará en diferentes países de la Unión Europea, lo que es una novedad.

Cuando pensamos en qué sectores se ven beneficiados de manera potencial por el mundial de fútbol, pensamos en el sector de la electrónica principalemente. Y es que muchos aficionados al fútbol aprovechan el mundial para renovar diferentes aparatos eléctricos, como televisores, aires acondicionados y ventiladores.

Pero la realidad es que el sector de los servicios se ve mucho más beneficiado debido a que los aficionados van a ver los partidos de fútbol. Estos partidos destacan porque se acompañan de bebidas y comidas, y como no podría ser de otra manera, esto beneficia enormemente a los bares y las terrazas que emiten los partidos, ya que mucha gente prefiere ver los partidos de fútbol fuera de casa.

Internet ha supuesto un cambio en la manera de entender los partidos de fútbol, ya que la preparación previa que supone bajar y comprar la bebida y la comida se ha sustituido por la búsqueda en las diferentes webs de productos, que una vez comprados son llevados a la puerta de casa. Esto también se aplica a los restaurantes con servicio a domicilio, que durante las horas de partido reciben muchos más pedidos.

Los aperitivos son uno de los puntos fuertes de los partidos de fútbol, y actualmente existen empresas especialistas en restauración que venden sus productos en internet tanto al por mayor como al por menor. Es el caso de Aperitivos Saiz, una tienda donde comprar los mejores aperitivos online con la mejor relación calidad-precio, ya que seleccionan los mejores productos de las marcas líderes, desde 1979.

La cerveza da mucho de qué hablar

Rusia dobla la ratio de consumo de bebidas alcohólicas recomendado por la OMS y es el segundo país más bebedor del mundo, aceptaba la cerveza como bebida alcohólica en 2013. ¿Y cómo es eso? Pues eso sucede, amigos, porque en el país del vodka, la cervecita era considerada inofensiva. Comparada con sus bebidas favoritas, principalmente el vodka, , porque tiene menos del 10% de alcohol.

Eso era peligroso, y los rusos se estaban tirando de cabeza a la cerveza por considerarla saludable, mientras que un informe de la ONU advertía que si no se ponía remedio para 2025 la población rusa se habría reducido en 11 millones por culpa del consumo de alcohol.

Los rusos experimentaron entonces lo que los españoles, los ingleses y los alemanes sienten por una buena birra, ya que hasta antes de la consideración de bebida alcohólica, el consumo de cerveza en Rusia aumentó un 40% mientras que el consumo del vodka sigue bajando pese a que el gobierno ruso bajó el precio de la bebida nacional en 2015. En ese año, el precio mínimo de una botella de medio litro pasó de los 220 a los 185 rublos.

Entre 2013 y la actualidad, años en los que Rusia ha sufrido una recesión económica, la venta de cerveza ha bajado drásticamente. de 2007 a 2017, los impuestos sobre la cerveza se han multiplicado por diez, se ha prohibido la venta de alcohol en quioscos sin licencia, limitado el horario de venta y restringido su publicidad. Todo esto, unido a la pérdida de poder adquisitivo de la población, ha hecho que la industria cervecera entrara en una fuerte bajada de sus ventas.

Quizás es por ello que los rusos han permitido el consumo de cerveza en los estadios en este Mundial, a pesar de que esta práctica está bastante restringida en Europa. De hecho, uno de los principales patrocinadores del Mundial de Rusia es la estadounidense Budweiser, que ha puesto toda la carne en el asador aportando 90 millones de euros a la FIFA.

Todavía queda Mundial para saber las cifras de venta de cerveza, pero de momento se han superado las expectativas: Rusia se queda sin reservas de cerveza para los aficionados en multitud de bares, y los suministros van lentos por las largas distancias y por la falta de previsión de una bebida que ha cogido por sorpresa a los distribuidores y hosteleros. Mientras tanto, a la falta de cerveza en muchos establecimientos hay que sumar que los rusos tienen por costumbre servir la cerveza caliente.