Ubicación, ¿la clave del éxito?

Emprender un negocio no es tan fácil como pudiera parecer a priori, y no llega con tener una idea y ponerla en marcha sin más, sino que hay que tener en cuenta una serie de consideraciones antes de lanzarse a la aventura. Entre los factores más importantes a considerar se encuentran los siguientes: el mercado en el que se va a operar, los potenciales clientes, el perfil del cliente objetivo, su poder adquisitivo, la competencia, y otros relativos al entorno general o específico de la empresa, esto es, a los factores externos y a los internos de la misma. Por los primeros se entienden los factores políticos, económicos y sociales, mientras que cuando nos referimos a los segundos estamos hablando de clientes, competidores, proveedores, entidades financieras y otros intermediarios.

Para llevar a cabo dicho análisis es necesario realizar un estudio de mercado. Un estudio de mercado consiste en un análisis llevado a cabo por una empresa a fin de averiguar la viabilidad de un proyecto en concreto, y consta de los siguientes pasos.

  1. Definición del proyecto
  2. Definición de los objetivos
  3. Análisis del entorno específico
  • Análisis del consumidor. Definición del público objetivo
  • Análisis de la competencia.
  • Análisis DAFO
  • Fuentes para el estudio:
  • Secundarias
  1. Análisis del entorno general
  • Aspectos económicos.
  • Aspectos tecnológicos.
  • Aspectos laborales.
  • Aspectos legales.
  1. Recogida y elaboración de datos.
  2. Interpretación de los datos.
  3. Elaboración y presentación del informe final.

Uno de los principales factores y que puede ser determinante a la hora de garantizar el éxito de cualquier negocio es el tema de la ubicación. Por eso, agencias como Area Asesores, te asesoran para que puedas comprar o alquilar el mejor local para tu negocio y en la mejor ubicación, y siempre en función de tus necesidades. Esta empresa se caracteriza por su clara orientación al cliente a través del compromiso en la búsqueda de soluciones, y a ello le añaden el valor de su equipo, gran conocedor del mercado, profesional y con una larga experiencia acumulada en todo tipo de operaciones, siendo a día de hoy todo un referente en el sector. Los valores que guían a esta empresa son la Excelencia, Trabajo en Equipo y Liderazgo, siendo las personas el eje central de su enfoque, y por ello apuestan por una práctica profesional y un comportamiento acorde a la ética.

El análisis D.A.F.O

El análisis DAFO, también conocido como análisis FODA o DOFA, es una eficaz herramienta diseñada para analizar la situación de una empresa o un proyecto, analizando tanto sus características internas (Debilidades y Fortalezas) y como las externas (Amenazas y Oportunidades), y así conocer cuál es su estado real y poder planificar una estrategia de futuro.

  1. Factores internos de la empresa:
  • Debilidades

Indican nuestros puntos débiles con respecto a la situación actual del mercado y al resto de competidores, directos e indirectos

  • Falta de financiación
  • Falta de identidad o de imagen de marca
  • Escasez de producto ofrecido
  • Costes elevados
  • Fortalezas

Por fortaleza se entiende ventaja competitiva, y es lo que nos diferencia frente a la competencia. Es un elemento clave a la hora de alcanzar el éxito.

  • Reconocimiento e imagen de marca
  • Equipo profesional y experto
  • Alto grado de fidelización de clientes y clientas
  • Cadena de distribución eficaz
  • Especialización y diferenciación
  1. Factores externos de la empresa:
  • Amenazas

Las amenazas son todos aquellos factores que pueden suponer un peligro, actual o potencial, para la organización en cuestión, tanto a corto como a medio plazo

  • Entrada de nuevos competidores o competidores actuales fuertes
  • Nueva legislación desfavorable al sector en cuestión
  • Globalización del mercado
  • Cambios de hábitos en los consumidores
  • Oportunidades

Por oportunidad se entiende cualquier hueco que nos podamos hacer en este competitivo mercado, que nos permita sacar provecho de las circunstancias favorables.

  • Legislación favorable
  • Tendencias de consumo favorables
  • Nuevas tecnologías
  • Buena estrategia
  • Nuevos canales de distribución

Recuerda, un estudio de mercado previo es esencial a la hora de poner un proyecto en marcha o para analizar la situación actual de una empresa, que difícilmente se puede llegar a conocer sin esta herramienta.