Como embarcarte en una feria internacional y tener éxito

Como embarcarte en una feria internacional y tener éxito

Las ferias internacionales son eventos bastante destacados a los que las empresas acuden con el fin de potenciar su imagen de marca, contactar con clientes potenciales y/o llegar a acuerdos con otras empresas del sector o de sectores conexos para potenciar el negocio. Lo cierto que es que en este tipo de ferias hay muchas oportunidades para poder hacer contactos.

De hecho, existan ferias en ciertos sectores que son muy destacadas por el hecho que durante las mismas se presentan los nuevos productos de una gama. Pongamos bien sea el ejemplo del Mobile World Congress de Barcelona, que aúna a los grandes representantes de fabricantes de móviles y otro tipo de tecnologías en un mismo lugar. En este evento se han presentado los móviles más importantes de Samsung, LG o Huawei. Y si vamos a otro sector totalmente diferente, nos encontramos con el Salón Internacional del Automóvil de Ginebra, donde las marcas de vehículos aprovechan para presentar sus modelos más rompedores.

Como vemos, los dos eventos que hemos mencionado son eventos de talla mundial, y es que cada vez más es más importante para las empresas mirar a fuera del mercado interior, pues las oportunidades abundan y permiten un crecimiento mayor de lo que uno podría imaginarse. Y tengamos en cuenta un hecho, y es que Internet lo ha cambiado todo, y sobre todo la manera de hacer negocios.

Gracias a Internet podemos hacer negocios desde la otra parte del mundo y simplemente enviando emails, pero para poder hacer clientes en la otra parte del mundo hay que salir a buscarlos. Y las ferias internacionales de empresas son sin duda la mejor opción. Pero tampoco descuides las ferias nacionales, ya que en ellas también vas a encontrar a potenciales clientes.

En el artículo de hoy vamos a hablar de cómo afrontar la primera feria de empresas a nivel internacional, ya que es un paso al que toda empresa le tiene cierto temor (y ganas). Gracias a nuestros consejos vas a conseguir abrir puertas fuera de nuestras fronteras, ¿te animas?

La logística y el diseño del stand son aspectos clave

El primer paso que debes de dar es definir un objetivo, ya que cada empresa tiene un objetivo concreto. Quizás simplemente quieras romper el hielo en tu primera feria internacional y no te interese tanto mirar el resultado de clientes obtenidos, pero si no es el caso estarás más interesado en saber qué se puede mejorar.

El siguiente paso es definir cuál va a ser el espacio en el que se va ubicar nuestro stand. En las ferias los lugares más destacados son aquellos con mayor visibilidad, que suelen ubicarse en el centro del lugar donde se celebre, y los más abiertos. Aquellos que están también cerca de la salida y entrada son los más visitados, pero también los más caros. Y aquí lo que más influye a la hora de decidir es el presupuesto que se tenga. Tampoco tengas miedo de estar cerca de los stands más grandes y potentes, pues esto puede facilitar el flujo de clientes atraídos indirectamente a tu stand.

Una vez definido el objetivo y el lugar del stand, hay que diseñar el stand, y presta atención a este paso, porque es el que más alegrías puede darte. Gracias a reservar el stand de antemano sabrás las medidas concretas del mismo, lo que te permitirá diseñar la imagen de tu stand. El diseño del stand te permite diferenciarte de los stands de alrededor, y debes apostar por diseñar una imagen creativa que muestre los valores de tu marca y que atraiga al público.

Para mi este es uno de los aspectos más difíciles a la hora de embarcarse en una feria empresarial. Aunque la experiencia es un grado, y confiar en empresas especialistas en diseños de stands te va a quitar muchas preocupaciones. Una de las empresas con mejores referencias es Artesanías Oviedo, una empresa especializada en servicios integrales de diseños de expositores PLV, fabricación y distribución de displays personalizados a nivel nacional e internacional.

Por último, el aspecto que no se te puede escapar de las manos es el de la elección del personal. Dependiendo de tu estrategia debes de movilizar al personal comercial de tu empresa, pero también el de calidad y producción, pues los clientes preguntarán sobre cuestiones muy técnicas que solo un especialista puede resolver.