¿Cuáles son los tratamientos dentales más comunes en los niños?

¿Cuáles son los tratamientos dentales más comunes en los niños?

La salud bucodental es algo que todos debemos de cuidar y es que es de suma importancia para que nuestra vida se desarrolle con normalidad ya que, si perdemos las piezas dentales muy jóvenes, pasaremos grandes penurias para poder llevar una buena calidad de vida. Por suerte, hoy en día, existen grandes avances médicos al respecto y en el caso de perder alguna pieza podemos sustituirla con un implante o en caso de perder más, directamente con una dentadura postiza, sin embargo, ninguna será tan buena como la propia nuestra, por lo que debemos de tratar de garantizar que seguimos los mejores cuidados con el fin único de que se mantenga saludable nuestra boca por muchos años. Este cuidado del que os hablamos debemos de llevarlo a cabo desde muy jóvenes y es por ello por lo que no solo debemos de acudir al dentista en la edad adulta, ya que es precisamente cuando somos niños, cuando más cambios se producen en nuestra boca. Hablamos por ejemplo del cambio de los dientes de leche a los definitivos, hablamos de la formación de las piezas dentales y ya en la adolescencia, de las muelas del juicio.

Un ejemplo claro de que debemos acudir al dentista con asiduidad ya desde jóvenes es que son muchos los dentistas que avisan de que las caries afectan a niños cada vez más pequeños. Esto se debe a que cada vez consumimos más gominolas y productos azucarados, por lo que los daños a los dientes afectan de una manera año tras año, más notable. La solución a este problema pasaría por reducir la ingesta de este tipo de productos, desde bebidas azucaradas a chucherías, sin embargo, como que los niños hagan este cambio en su alimentación es algo poco probable, la realidad pasa porque los padres los llevemos al dentista de una forma más asidua con el fin de controlar que no se produzcan caries o, dado el caso de que ya existan, poder poner remedio a las mismas con alguna de las soluciones médicas que estén disponibles.

Entre los pacientes más jóvenes existen una serie de tratamientos que son los que se realizan de una forma más común como es el caso de la obturación, un tratamiento de odontopediatría que se usa para tratar las caries de las que os estamos hablando. De forma común hablamos de él con el nombre de “empaste dental” y la realidad es que se suele usar tanto en adultos como en niños. Esta práctica se hace ya que las caries, si no se tratan, terminan afectando al nervio, así que hay que ponerles remedio cuanto antes para evitar molestias u otros problemas más graves en el futuro.

Con fines preventivos, tenemos la aplicación de flúor. Este tratamiento se corresponde con un método que se suele llevar a cabo para endurecer el esmalte de los dientes y de esta forma permitir que los niños tengan unos dientes fuertes y sanos para afrontar sus primeros años de vida de la mejor forma posible.

Otra de las prácticas más habituales en niños es la de usar selladores de surcos y fisuras. Se trata de un tratamiento diseñado para rellenar las fisuras que puedan aparecer en la superficie de los dientes derivadas de su uso y que se da, sobretodo, en los dientes de leche. Es un método indoloro que se lleva a cabo de una forma muy fácil y sencilla y que tiene como resultado principal el de permitir proteger a los niños de las posibles caries que puedan llegar a sufrir en el futuro.

La realidad es la que os comentábamos al comienzo y es que sea cual sea el motivo, ante el mínimo síntoma, debemos de acudir a la consulta del dentista y quien mejor que la Clínica dental Mesiodens para tratar nuestra boca y es que de acudir a sus instalaciones, nos pondremos en las manos de los mejores profesionales odontológicos de nuestro país, por lo que el resultado será excelente.

Otros consejos para una buena salud bucondental

Además del obvio, el de acudir al dentista, lo cierto es que en la tranquilidad de nuestro domicilio también podemos hacer por cuidar nuestra boca y lo haremos cepillándonos los dientes después de cada comida, así como pasando hilo dental entre las piezas para evitar que se nos quede algún resto pegado que nos pueda hacer daño o que debilite algún diente. Además, enjuagar la boca con algún líquido específico es otra de las opciones que debemos de plantear y tener en cuenta.