Internet, la herramienta preferida por los adultos para informarse sobre el acceso a la universidad

Internet, la herramienta preferida por los adultos para informarse sobre el acceso a la universidad

La cultura, la educación o la ciencia son asuntos universales y como tal deben ser tratados. No hay, o no debe existir al menos, algo que impida que determinadas personas no tengan el derecho o la posibilidad de conseguir un conocimiento que les puede resultar de gran utilidad para su vida futura. Ese es el motivo por el cual la Universidad no puede estar vetada a determinados tipos de personas. Esto iría en contra de cualquier principio educativo básico y sería un atentado contra los derechos básicos de las personas.

Normalmente tiende a pensarse que las personas mayores de 25 años ya tienen su vida organizada lejos de los centros educativos. El argumento es el de que esta es la edad en la que suele empezarse a trabajar. Pero lo cierto es que no tiene que ser así. ¿Por qué no podría seguir formándose una persona que tenga más de una edad concreta? Nunca es tarde para aprender algo nuevo. Y todos y todas lo sabemos. Hay que facilitar la entrada a la educación de todas aquellas personas que se muestren interesadas en ello.

Un artículo publicado en el diario El País hacía referencia al número de personas mayores de 45 años que hay en la universidad española. Según los datos que se manejaban en dicha noticia, el porcentaje del alumnado español en este tipo de educación era del 12% más o menos, lo cual explica la importancia que tiene este sector dentro de la educación superior. Y es que no podemos olvidarnos de que nunca es tarde para formarse y aprender. Muchos y muchas han encontrado en esa una solución ideal para desbloquear su vida profesional.

Por otra parte, una noticia del diario El Mundo hacía hincapié en otra cosa que no debe ser olvidada: y es que un país como España tenía una media de universitarios que es superior a la de la media europea, lo cual pone de manifiesto la importancia que se le da a la educación superior en un lugar como este. Y es que el porcentaje de titulados españoles entre los 25 y los 34 años es de un 37%. ¿Que todavía puede ser superior? No cabe la menor duda. Pero es un dato que, teniendo en cuenta los de otros lugares, pone en valor la educación española.

A muchas personas os sorprendería saber cuál es el número de interesados e interesadas en acudir a la universidad una vez superados sus 25 años. En España este número está en aumento y parece ser que durante los próximos años la situación va a ser similar. Lo sabemos gracias a los datos de búsquedas en Google y similares y porque, además, hemos querido corroborar todos estos datos con los profesionales del Centro Universitario San Bernardo, que además nos han dejado clara una cosa: la red es el principal instrumento de este tipo de personas a la hora de encontrar una manera de acceder a la educación superior.

Un asunto en auge durante la crisis

Buena parte de los argumentos que se centran en explicar cuál es la razón por la que cada vez más gente apuesta por ir a la universidad una vez que tienen una edad más madura aseguran que en esto ha jugado una baza importante la existencia de una crisis económica como la que nos ha afectado en los últimos años. No es para menos: ha habido muchas personas afectadas que se han quedado sin empleo durante este tiempo, viendo en el estudio una manera de encontrar acomodo en el mercado laboral.

Pero es que la cuestión afecta incluso a las propias personas que están en la edad habitual del estudio. Antes era muy fácil abandonar los estudios para trabajar. Había trabajo y se quería apostar por ganar dinero rápido. Ahora la cosa ha cambiado. Como ya no hay tanto trabajo ni se puede ganar dinero tan fácil, estudiar parece una salida más lógica. Y eso explica que los jóvenes sean más pacientes a la hora de dar el salto al mercado laboral.

En cualquier tipo de situaciones ha sido fundamental un elemento como Internet. La mayoría de aquellas personas que están deseosas de estudiar ven en la red el medio idóneo para encontrar información, compartirla y valorar opciones. De hecho, hay que tener en cuenta que lo habitual es inscribirse a estos estudios a través de matrículas online. La red es la herramienta más adecuada para fomentar la educación y utilizarla de un modo eficaz es la mejor manera de conseguir estudiar lo que realmente nos ha llamado siempre la atención.