La sociedad envejece

La sociedad envejece

Soy enfermera y, como tal, muchas veces me preguntan por centros médicos o dolencias e busca de consejo. Últimamente, aunque no es mi especialidad, varias conocidas me han preguntado por una residencia de ancianos porque tienen que ingresar a algún familiar que necesita atención las 24 horas del día y quieren ingresarlos en algún sitio de confianza en el que puedan estar tranquilas. Pues bien, mi recomendación es Benviure, una residencia geriátrica en Barcelona que ofrece servicios personalizados a cada situación del paciente y que cuenta con el personal suficiente como para asegurar atención las 24 horas de los 365 días del año.

No se trata de que hayamos descubierto Roma, eso lo sabemos, y a lo mejor a muchos lectores no les interesa este tema, pero hay otros muchos que se preocupan por sus mayores porque han llegado a una edad preocupante en la que no pueden valerse por sí mismos y necesitan una serie de cuidados que nosotros ya no podemos darles y esos lectores sí que van a agradecer este post.

Cuidando de mamá y papa es un documental de RTVE que muestra lo complicado que se ha hecho cuidar a nuestros mayores en esta sociedad debido al estrés y al poco tiempo libre que nos deja el trabajo y las obligaciones, por eso una de nuestras salvaciones pueden ser las residencias de ancianos.

Muchas de las mujeres de hoy en día se encuentran atrapadas entre el cuidado de sus mayores, la crianza de sus hijos y sus tareas laborales a tiempo completo, y digo mujeres porque, siendo realista, todos sabemos que sigue siendo mucho mayor el porcentaje de amas de casa que se encargan de “todo” que de hombres.

Nuestra sociedad ha de enfrentarse al hecho de que el número de ancianos es, actualmente, mayor que el de los jóvenes y, además, nuestros mayores tienen más esperanza de vida de la que habían tenido hasta ahora nuestros ancianos y se plantea siempre la misma pregunta ¿Quién cuidará de ellos cuando ya no se puedan cuidar de sí mismos? Muchas veces los hijos se sienten culpables por no tener el suficiente tiempo para encargarse de ellos pero ¿qué deben hacer? ¿Dejar el trabajo para cuidarlos? Si lo hacen, no llegará el dinero a casa y lo que puede ser peor aún a largo plazo, perderán cotización y jubilación y se verán en peor situación que sus padres  llegados a este mismo punto.

Una chica de 37 años asegura en el documental que “hacer planes para mi próximo ascenso, hacer planes para formar mi propia familia, está condicionado por el Alzheimer de mi madre”.

El 70% de los familiares que trabajan fuera de hogar, tienen que hacer frente a una obligación moral, que en una gran mayoría de los casos, colisiona con la laboral y problemas laborales en materia de horarios o de remuneración son los inconvenientes más comunes entre los empleados. Incluso miles de ellos se debaten entre abandonar su carrera profesional o trabajar a tiempo parcial, lo que supone que muchos lleguen pobres a su vejez.

Deja una respuesta