Los taxis, populares más allá de las grandes ciudades

Los taxis, populares más allá de las grandes ciudades

Sigue siendo elemental que haya taxis en nuestras ciudades. Las maneras de moverse por una ciudad siguen siendo muchas, pero la comodidad de cada una de ellas es muy diferente. El transporte público de masas no es precisamente el prototipo de comodidad y lo cierto es que ese es el motivo por el cual muchas personas necesitan desplazarse en un taxi. Ese es el secreto que rodea a un negocio que, aunque mucha gente piense lo contrario, sigue siendo más importante que nunca. La facturación del sector es la mejor prueba de ello.

Son muchas las personas y los tipos de público que suelen acudir a los servicios de un taxi para desplazarse. Además de por la comodidad, de la que ya hemos hablado, por la rapidez. Estamos en una sociedad en la que prima la rapidez y la velocidad. Y es precisamente esto lo que puede garantizar un taxi. El conocimiento de estos conductores de la ciudad por la que se mueven es un factor diferencial y hay mucha gente que quiere aprovecharse de ello. Es lógico y normal que así sea y, la verdad es que, seguramente, hay una cantidad tremenda de personas que quieran seguir beneficiándose de esto.

Uno de los ejemplos que ponen de manifiesto lo que os hemos venido comentando hasta ahora es el hecho de que el número de taxis en Madrid ha crecido en un 0’7% en los últimos 25 años. Es lo que indica una noticia que fue publicada en la página web del diario La Vanguardia en el año 2019. Buena parte de este crecimiento también se debe al hecho de que, en urbes como esta, la capital de España, la población ha crecido bastante en términos numéricos desde hace décadas. Y eso, como es evidente, tiene una influencia bastante considerable para una actividad como de la que estamos hablando.

Pero los taxis han dejado de ser algo típico solo de ciudades como Madrid o Barcelona. Uno de los ejemplos que lo dejan claro es alguna de las localidades costeras del mar Mediterráneo. Santa Pola es un claro caso de ello. Los profesionales de Taxi Santa Pola – Gran Alacant nos han indicado que en esta zona de la Península la demanda de este servicio ha experimentado un aumento significativo. En concreto, esa subida ha sido de entre un 25% y un 30%.

Todo tipo de públicos usan este servicio

¿Qué tipo de gente usa el taxi a día de hoy? Lo cierto es que se ha convertido en un servicio con un público de lo más heterogéneo. Las personas mayores siguen usándolo con bastante frecuencia, algo que venía sucediendo bastante hace unas cuantas décadas. Por otro lado, ha crecido el tipo de públicos en este siglo XXI al haberse incorporado los de mediana edad e incluso los jóvenes. Son estos dos perfiles los que más conectados están con esa sociedad caracterizada por la rapidez que os hemos indicado antes y los que, para no quedarse rezagados, usan este tipo de medio de transporte.

Todos los estudios indican que lo que os acabamos de transmitir es una de las razones por las cuales un negocio como el de los taxis va a seguir siendo de los más usados y de los que más beneficios van a recibir en un futuro próximo. Ni que decir tiene que esta es una de las grandes esperanzas para una actividad que es cierto que ha pasado por malos momentos durante los años de crisis y de coronavirus pero que ahora empieza a resurgir y a mostrar los resultados que siempre ha merecido.

Uno de los clásicos de la noche

Por cierto, lo que sí ha cambiado en estos últimos años y lo que ha conducido a esos buenos registros que os hemos dicho que tiene el sector ha sido el hecho del trabajo de noche, que se ha convertido en el principal valedor de la profesión de taxista. Y es que este es el medio de transporte más seguro, más rápido y más eficaz cuando las ciudades duermen y, además, todos sus servicios de transporte están cerrados o tienen una periodicidad más longeva. Seguro que muchas de las personas que estáis leyendo estas líneas habéis cogido un taxi un sábado por la noche para volver a casa.

Esto nos permite decir que el taxi es uno de los clásicos de la noche. Lo es en grandes urbes como Madrid o Barcelona y en lugares como Santa Pola. Y es que se trata de un medio muy útil todavía en el siglo XXI, por mucho que haya quien lo haya puesto en duda. Seguro que nos va a acompañar durante muchos más años. Muchos y muchas nos alegraremos de que así sea.