Rebajando el número de accidentes laborales

Rebajando el número de accidentes laborales

Parece que de un tiempo a esta parte por fin la mayoría de empresas está incluyendo en sus presupuestos anuales una partida destinada a la prevención de riesgos laborales, por lo que es muy posible que este 2017 acabemos el año con un número muy pequeño de víctimas de accidentes durante la jornada laboral.

Jpuchades, una de las empresas con las que hemos tenido oportunidad de hablar, lleva años respetando todas y cada una del as normas vigentes e incluso incluyendo medidas preventivas añadidas, lo que ha provocado que el número de accidentes en su fábrica sea, prácticamente cero. Otras empresas como Jimten e Iberdrola siguen sus pasos muy de cerca.

La Comunidad de Madrid es la autonomía con menos índice de accidentes laborales, seguida por la Comunidad Valenciana. Una de las empresas de prevención de riesgos laborales más arraigadas en el levante es Sermecon, donde nos han asegurado que “aunque aún hay empresas que siguen haciendo lo mínimo para cumplir con la ley, cada día vemos a más gerentes y directivos que piden los llamados «paquetes completos de prevención, donde realizamos análisis, cursos e incluso simulacros”. Otra empresa realmente reconocida en el sector es O-Sheq, especialistas consultores en prevención de riesgos laborales, quienes están de acuerdo con Sermecon y añaden que cada vez son menos los que elijen «intentar esquivar la ley».

El secretario autonómico de Empleo de la Comunidad Valenciana, Enric Nomdedéu, ha destacado hace poco que, pese a que los datos confirman una evolución positiva en el número de accidentes, el Consell “no va a bajar la guardia”. “No podemos tolerar que se sigan produciendo accidentes que pueden ser evitables”, declaró Nomdedéu.

Además, según el secretario, siete de cada diez accidentes ocurren por causas identificadas por lo que son previsibles y, por ende, fáciles de esquivar.

En este sentido, ha recordado que los técnicos deben revisar los sistemas de control y vigilancia anualmente, y que las empresas con índices de siniestralidad superior a los de su sector serán evaluadas este año por el gobierno.

Multas para evitar accidentes

Las empresas que no cumplen con la normativa suelen recibir sanciones con multas de importe variable y la obligatoriedad de solucionar el problema en un plazo de tiempo determinado que el inspector estipula. En caso de que no se lleven a cabo las acciones necesarias, es posible que la empresa se vea forzada a cerrar sus puertas.

El temor a una revisión imprevista es lo que ha provocado que, hasta ahora, la mayoría de las empresas intenten cumplir con la legalidad, pero aún hay un número elevado de empresas (sobre todo pymes) que pasan por alto algunas cosas con la esperanza de que el inspector jamás visite su negocio. Por eso el Estado se ha visto en la obligatoriedad de lanzar la amenazada anteriormente citada, avisando de que aquellas empresas que hayan sufrido un accidente en los últimos meses o que tengan un índice de siniestralidad elevado, tendrán visitas inesperadas sí o sí, a lo largo de este 2017. Lo que se espera con esta actuación es que las empresas solucionen sus faltas de seguridad lo antes posible con el fin reducir aún más el número de accidentes laborales.

Grandes empresas, como la anteriormente citada Jimten, incluyen ahora un reloj digital enorme en la entrada de sus fábricas donde se puede ver el número de meses, semanas, días, horas y minutos que llevan sin  sufrir ningún accidente y, en caso de que lo hubiera, el contador pasaría a cero de nuevo. Lo que se pretende es que todos, tanto trabajadores como directivos, sean conscientes de lo importante que es mantener las normas de seguridad ya que, en ocasiones, no es culpa de la empresa en sí, sino del empleado que decide no ponerse los guantes de seguridad porque el trabajo que va a realizar, según él, no tiene riesgo.

El objetivo es, en todos los casos y en todas las empresas, rebajar el número de accidentes en un 20% cada año hasta llegar a la casi nulidad de los mismos, aunque eso ya es harina de otro costal.