Una ventana mejor, sinónimo de la felicidad más plena

Una ventana mejor, sinónimo de la felicidad más plena

Quizá sea momento de asumir que, por una razón u otra, no terminamos de ser felices en nuestro propio hogar. No decimos que sea algo que afecte a todo el mundo, pero sí que creemos que hay muchas personas que no encuentran ese grado de felicidad en el hogar como el que esperaban tener cuando se desplazaron hasta el mismo. La pandemia ha servido para que haya muchas personas que hayan identificado problemas en lo que tiene que ver con su hogar y le hayan puesto las soluciones pertinentes. Pero todavía hay mucha gente que no ha dado este paso… y que quizá, por desgracia, no lo dé nunca.

Dicen que el primer paso para tratar de solucionar un problema consiste en reconocer que tenemos ese problema. Y no podemos estar más de acuerdo con esa afirmación. Si disponemos de una situación que nos está complicando la vida pero no queremos verla, seguiremos teniendo que hacer frente a ese conjunto de problemas que nos están acuciado por ese motivo. Por eso hay que ser siempre partidario de coger el toro por los cuernos y desafiar una situación incómoda. Es mejor a corto, medio y largo plazo. Solo hay que hacer la prueba para confirmarlo.

¿Qué clase de cosas pueden contribuir a que no tengamos una estancia feliz en nuestra propia casa? Una de ellas, tal y como apunta una noticia que vio la luz en la página web de Infobae, es el desorden. Y es que vivir en una casa desordenada tiene la culpa de padecer estrés, cansancio y una buena cantidad de dolores. Como podréis suponer, esto no es lo idóneo para que mostremos la mejor de nuestras sonrisas cada día. Hay que tener en cuenta lo importante que resulta apostar por la limpieza y la higiene en el hogar, desde luego.

Una noticia a la que hemos tenido acceso gracias a la web de la revista AD indicaba un decálogo de cosas que hacen posible que seamos más felices en nuestro propio hogar y que os vamos a mencionar a continuación:

  • Las combinaciones de color artísticas constituyen una de las tendencias que más alegra a nuestra vista.
  • Aprovechar el máximo de luz natural es una de las necesidades más básicas del ser humano. Y, con el precio de la luz por las nubes, no nos extraña que cada vez más gente apueste por ello.
  • Las lámparas de techo cada vez son menos amigas de la estética del domicilio.
  • Lo que lleva tiempo estropeado es mejor arreglarlo. Procura que todo esté en perfectas condiciones y te sentirás mucho mejor.
  • Habita espacios que estén diáfanos.
  • Lo que no necesitamos no debe formar parte de nuestra vida y, por ende, tampoco de nuestra vivienda. Si nos deshacemos de ello, ganaremos ese orden tan importante.
  • Los recuerdos nos dicen quiénes somos. Por eso, hay que tenerlos bien a la vista.
  • Tener plantas hace posible que la vivienda tenga algo más de vida.
  • No hay que descuidar aspectos como los aromas, que nos endulzan el día en múltiples ocasiones.
  • Haz la cama. Eso también conferirá orden e imagen a nuestro espacio vital.

De todas esas cosas que hemos mencionado, hay una a la que queremos que prestes atención. Hablamos de lo que guarda relación con la luz natural. Sin duda, estamos hablando de una de las grandes necesidades de los seres humanos, una cuestión que nos conecta con el exterior, con la naturaleza, incluso desde el interior de nuestra vivienda. Hay estudios que demuestran que la luz natural es una fuente de felicidad y, qué quieres que te diga, lo mejor es potenciar el contacto con ella especialmente en momentos del año en los que escasee.

Cada día son más las personas que son conscientes de que, para mejorar la comodidad de su hogar y la felicidad que este les aporta, es necesario favorecer el contacto con la luz solar incluso dentro del domicilio. ¿Cuál es la solución que toman al respecto? Cambiar sus ventanas por otras más grandes o de mejores materiales. Nos lo han contado desde La Ventana Perfecta, una de las entidades que está viviendo en primera persona ese aumento de la concienciación de la gente al respecto de lo que estamos comentando. Esa concienciación es la mejor garantía para ser felices en el sitio en el que pasamos más horas cada día.

Si somos felices en casa… 

… tendremos muchas más posibilidades de ser felices en casi cualquier otro lugar al que vayamos, ya sea habitual o no en nuestra agenda. Está claro que tenemos que apostar por esto, y las noticias que nos llegan son positivas al respecto, pero hay que seguir incentivando que haya personas que apuesten por su hogar. Esa apuesta termina siendo por uno mismo. Y está claro que no hay mejor inversión que esa. Ojalá que cada día más gente siga este camino.