La magia y el gusto de comer el mejor pan gallego que podamos encontrar

La magia y el gusto de comer el mejor pan gallego que podamos encontrar

Nuestro país, gastronómicamente hablando, es uno de los más ricos del mundo y que somos los máximos exponentes de la dieta mediterránea, aunque esta no es la única cultura de gastronomía que tenemos. En el norte se come mucho mejor que en el resto de España, esto es una realidad, incluso se podría añadir Portugal a ese norte de la península. Una zona en la que la abundancia y la comida casera son los platos fuertes, aunque, como es lógico, también hay sitio para la innovación y la gastronomía más selecta. Sin embargo, lo que mayoritariamente triunfa son las comidas populares, las más típicas de la zona y que muchas veces, son las más económicas. Además, en esta parte de la geografía española, no se concibe una comida sin un buen pan que la acompañe ni un buen caldo o cerveza que la riegue, es por ello por lo que a continuación os queremos hablar del pan. Uno de los manjares más menospreciados de nuestra cultura culinaria pero que cuenta con una gran tradición y dedicación en muchas de las aldeas de Galicia.

En la comunidad gallega, como os avanzamos, existe una gran tradición en torno al pan, un legado que viene de épocas atrás en las que se iba a moler el trigo al molino del pueblo, mientras se contaban cotilleos, cantaban canciones e incluso a veces, se aprovechaba el tiempo de una forma más romántica. Es por ello por lo que en Galicia existen diversas canciones populares que tratan sobre el tema, sin embargo, tras esta etapa, la harina, el trigo y demás, se llevaba a cocer a hornos comunales en los que seguía la juerga.

Galicia es, entre otras muchas cosas, tierra de panaderos, un lugar donde el pan es sagrado, tanto que hoy en día existe alguno que cuente con Indicación Geográfica Protegida, como es el caso del pan de Cea. Un pan elaborado en los hornos del municipio de Cea, en Ourense y que lo podemos describir, más o menos correctamente, como un pan que se elabora con harina de trigo, a la que se le añade agua potable y sal comestible. A mayores, para su fermentación, también se incluye masa madre que procede de una elaboración anterior. El amasado se realiza en varias etapas, según las técnicas ancestrales de la zona, mediante un laborioso proceso artesanal en el que cada panadero tiene su truco, aunque todos sigan unos pasos similares y en los que el paso del tiempo ha ido creando nuevas palabras para definirlos, en función de las necesidades de cada paso. Por último, la masa se cuece en hornos de piedra granítica los cuales cuentan con un diseño muy característico de la zona y que son previamente calentados con leña, también autóctona. Además, a la hora de meter el pan en el horno se le hace una hendidura transversal con un cuchillo, la cual es característica de este manjar.

El de Cea es quizá el más conocido de toda Galicia, sin embargo, la realidad es que vayamos a donde vayamos, tenemos la certeza de contar con buenos panaderos locales, hecho que hace que empresas que venden pan congelado o precocinado no prosperen en esta tierra, dado que sus calidades son muy bajas en comparación con el producto típico. Sin ir más lejos, a escasos kilómetros de Cea, en Rodeiro, ya en la provincia de Pontevedra y a escasos kilómetros de Lalín o Chantada, se hace el pan que se lleva a la Casa Real. Una panadería típica y humilde de la zona es la encargada de servir el mejor pan a los Reyes de España.

Para hacer el mejor pan hacen falta los mejores materiales

No solo el agua, la harina, la sal y la masa son fundamentales para hacer un buen pan ya que la realidad también pasa por las manos y la pericia del panadero, así como el horno que tenga, los utensilios que use e incluso la máquina fermentadora. Y es que en una época cada vez más competida, no siempre es mejor tener más cantidad sino que debemos de apostar por la calidad y para ello debemos de recurrir a Maquinaria Muñoz y Muñoz ya que ellos son expertos en la instalación de máquinas industriales para panaderías y pastelerías y con ellos y unos buenos ingredientes, tendremos el éxito más que asegurado.