Los casos más comunes de estafas por internet

Los casos más comunes de estafas por internet

Algunas son leyendas urbanas pero otras no. Las estafas por internet están siempre presentes. Algunos casos son muy comunes y parece que la gente no espabile. Por eso, te vamos a contar algunos ejemplos que llaman mucho la atención. Aunque el mejor consejo es como en la vida, pensar con tranquilidad, ser coherente y saber que nadie da duros a cuatro pesetas.

  • Te ha tocado la lotería: Sí, aunque pueda parecer gracioso, todavía hay personas que se creen que son los acertantes de una ciberlotería, o que han entrado en una página y son el cliente un millón. Recuerde que nadie gana premios ni mucho menos dinero en sorteos, loterías, o concursos en los que nuneca intervino. Tener en cuenta que: el dinero de las loterías jamás se envía con mensajero, no se envía en efectivo, los impuestos se pagan después de recibir la ganancia.
  • Tengo un trabajo para ti: Mejor que tocarte una lotería, en los tiempos que corremos es conseguir un empleo. Pero la cosa está muy malita, que diría aquel, por eso no creas que te va llegar un empleo gracias a un correo electrónico. Imaginate que te llega esto al correo. “Trabajar desde casa, solo se necesita una computadora y dedicación de una o dos horas diarias de tiempo y obtendrá importantes retribuciones económicas”. Ahí comienza el timo. Los “futuros teletrabajadores”, una vez que contactan con el anunciante, completan un formulario para poder acceder al trabajo. No solo rellenan sus datos personales, sino también su número de cuenta bancaria, algo fundamental para poder realizar el supuesto trabajo. Todo parece normal, pero en realidad, quienes ofrecen el trabajo son empresas falsas que pretenden blanquear dinero procedente del phishing, una de las actividades ilegales más frecuentes dentro del universo de hackers y crackers. La falsa empresa que le dio el trabajo le ingresará el dinero a su cuenta. Posteriormente le pedirá que se quede con una comisión del 5 o 10 por ciento y que envíe el resto a otro depósito, por medio de MoneyGram, WesternUnion o algún otro mecanismo de envío de divisas a un país del Este o de Sudáfrica.
  • Cheque falso: Existen casos de estafadores que compran un producto o servicio, envían al vendedor un cheque falso por una cantidad superior al precio y le piden que haga una transferencia por valor del dinero sobrante. El cheque original se rechaza y el vendedor se queda si en el producto y además pierde el dinero que transfiere.
  • Troyanos. Esto ya son palabras mayores. Estamos ante un programa que se encuentra escondido dentro de otro que parece normal que hemos recibido por ejemplo: juegos, fotos comprimidas, etc. Al activarlo, provocas que esa persona pueda andar por tu pc como Pedro por su casa. Es decir, consultando cuentas corrientes o pudiendo armártelas muy gordas.

Aquí tienes algunos casos más llamativos de estafas que corren por internet. Si crees que ha sido víctima de una lo mejor es que te pongas en manos de profesionales del Derecho, porque será un camino largo.

Deja una respuesta