La mejor asesoría para abrir tu propio negocio en Santander

La mejor asesoría para abrir tu propio negocio en Santander

Dicen que estamos empezando a salir de la crisis económica en la que llevábamos sumidos desde aproximadamente el año 2007. Y la verdad es que parece que empieza a verse algo de movimiento en el mercado. Muchas son las empresas que han cerrado durante este tiempo pero también muchas otras han aparecido gracias a ideas innovadoras y un personal con ganas de plantar cara al mal tiempo. En cualquier calle vemos locales cerrados y otros que comienzan a reformarse para dar cabida a nuevas empresas que necesitan de una asesoría contable y fiscal para establecerse. Para aquella de Santander, recomendamos Trámites Fáciles, formada por un grupo de especialistas que permiten a los empresarios centrarse en su sector.

Y es que muchas veces nos pedís que os recomendemos empresas que puedan hacer más fáciles los trámites de vuestro negocio o que os puedan echar una mano a hacer vuestras empresas más rentables. Y esta es una de ellas, especialmente destinada a aquellos que desean abrir su propio establecimiento o negocio en Santander, donde tienen su sede y para los que se encuentran más cerca.

Para nosotros es la principal recomendación, ya es un grupo integrado por muy buenos profesionales que controlan diferentes aspectos del derecho y la fiscalidad, así como de la administración, por lo que contratando solamente a este empresa sabemos que estamos cubiertos en todos los sentidos para cualquier duda o gestión, desde cómo despedir a un empleado hasta cómo darlo de alto o cómo hacer la declaración de nuestro negocio.

Y es que un asesor es una figura clave cuando queremos implicarnos en un trabajo al cien por cien. Todo el mundo sabe que las gestiones de tipo contable o fiscal o jurídicas llevan mucho tiempo, por lo que, de tener un bar, por ejemplo, en lugar de atenderlo estaríamos dando vueltas y perdiendo el tiempo en hacer unas gestiones que un asesor conoce mucho mejor que nosotros y que le llevan menos. Hasta el propio presidente del Gobierno va con Moragas, su asesor, a todas partes, ya que no es capaz de abarcar todo lo que su puesto debe monotorizar. Es imposible.

Y porque, como os he dejado entrever, no todos los profesionales sabemos los entresijos de la contabilidad y la fiscalidad. Veamos, si montamos una peluquería o una barbería en nuestra ciudad, en Santander, puede que triunfemos si lo hacemos bien, si somos muy buenos, en ese sector, pero eso no implica que estemos al día de lo todo lo relacionado con la administración del negocio.

shutterstock_443607175reducida

Por qué abrir un negocio en Santander

Y una vez que sabemos cuál es la mejor asesoría para que nos ayude a abrir el negocio en Santander, debemos dar las claves por las que invertir en nuestra ciudad puede resultar de lo más rentable. Y es que Santander es un lugar privilegiado entre el mar y la montaña y donde sus habitantes todavía mantienen una muy buena calidad de vida, por no decir que cuenta con un amplio número de personas de gran patrimonio, que tanto ha crecido en los últimos años en España, como dicen los estudios. Nuestra localidad sigue manteniendo ese aura de hace unos años como lugar en el que veraneaban o se retiraban aquellas personas de más alta sociedad de nuestro país, atraídas por esa cercanía a un mar que no está plagado de turistas como el Mediterráneo y donde es posible acercarse también a la naturaleza y a los campos más verdes si ese es nuestro deseo.

Aquí triunfarán desde tiendas con material de esquí hasta establecimientos de ropa de moda, ya que ya se sabe que en las ciudades más pequeñas la gente tiende a vestirse mucho mejor porque se puede encontrar con un conocido en cualquier momento del día, incluso al salir a comprar el pan. Por esta misma razón les va tan bien a las empresas de servicios estéticos, como centros de belleza o peluquerías, así como de decoración de uñas. Asimismo, los bares o restaurantes donde la gente suele disfrutar de su tiempo de ocio en esta ciudad son también un buen espacio para la inversión.

Y es que Santander tiene ese punto de ciudad pequeña pero a la vez de éxito donde, con un poco de esfuerzo y cariño, cualquier negocio puede salir adelante.