Donante, una actitud en la vida

Donante, una actitud en la vida

Ser donante es una actitud ante la vida, una forma de entender el mundo mucho más comprometida y una de las acciones que más nos puede honrar como persona. Las donaciones se han de realizar siempre de forma altruista a las personas que más lo necesitan y, hoy en día nos podemos encontrar con cientos de formas de donar que más adelante os iremos desgranando, sin embargo, debemos de tener un aspecto muy claro y es que quien hace una donación, no lo hace por obligación, de hecho, nadie está obligado a hacerlo, sino que la lleva a cabo porque lo siente, porque se quiere sentir mejor consigo mismo y con todo el mundo que lo rodea, es por ello por lo que comparte sus bienes más preciados con los demás. Una donación puede ser muy personal o más materialista, no obstante, la intención, que es lo que realmente cuenta, será la misma, poder ayudar a los prójimos y tratar de que estos tengan una vida mejor o, al menos, puedan ganar en calidad de vida. Así que desde aquí os pedimos que donéis.

Las donaciones pueden ser de decenas de motivos y formas y es que, aunque comparten nombre una donación de óvulos o una donación de pisos, la realidad es que no tienen nada que ver una con la otra, así que más adelante os relataremos algunas de las donaciones que más se realizan en el mundo, no obstante, antes de ello, presumamos de nuestro país y es que aunque tiene sus cosas malas y mejorables, en otras, somos realmente una referencia, para bien. España es el país que lidera mundialmente el listado de donantes en trasplantes y para donaciones de órganos, una tabla que encabezamos de forma ininterrumpida durante los últimos 26 años, por lo que, en este campo, si que podemos estar muy orgullosos de nosotros mismos. De hecho, sin ir más lejos, en el pasado año, 2017, un 19,2% de las donaciones que se realizaron en la Unión Europea, así como el 6,4% de las del mundo, tuvieron como procedencia nuestro país. Y es que más de 2.000 donantes fueron los que permitieron que se llevasen a cabo en torno a unas 5.200 operaciones, según los datos que recoge el Registro Mundial de Trasplantes. Además, dentro de las operaciones practicadas, destacan de formas notable las renales, con 3.269 casos de éxito y las hepáticas, que sumaron 1.247 operaciones.

Como os decíamos al comienzo del post, las donaciones pueden deberse a cientos de motivos, es por ello por lo que os queremos exponer, cuales son los más comunes en la actualidad:

  • Donaciones de patrimonio. Estas son quizá las que antes se nos vienen a la cabeza cuando hablamos de donar y es que una vez hayamos fallecido o, por el contrario, si lo hacemos en vida, podemos donar a nuestros herederos o a quien consideremos oportuno nuestros bienes.
  • Donaciones de órganos. Os acabamos de hablar de ellas y son de las más demandadas y necesitadas en la actualidad. Una gran obra de caridad que permite dar una nueva vida al que la recibe, mientras que el que la da, se convierte en una buena y honrada persona.
  • Donaciones a los necesitados. Ya sea en forma de ropa, de alimentos o de algún otro tipo de bien o de servicio, estas son quizá las donaciones que más habitualmente vemos en nuestro día a día ya que a través de muchas empresas, asociaciones u organizaciones de eventos deportivos se busca hacer una colecta para poder ayudar a todas aquellas personas que lo necesitan.
  • Donaciones para gestar. En muchos casos nosotros mismos no somos capaces de poder gestar una nueva vida con nuestra pareja y es que el estrés u otros motivos nos pueden crear una enfermedad que nos impida iniciar la reproducción, es por ello por lo que mediante donaciones de óvulos o de semen de buena calidad, este problema se habrá acabado.

Las donaciones de semen

Lo acabamos de mencionar, las donaciones de semen sirven para poder crear nuevas vidas y darles una oportunidad a aquellas personas que, sea por el motivo que sea, no pueden tener descendencia. En España, Ividono es una de las clínicas más punteras que podemos encontrar para poder donar semen y es que su experiencia y confidencialidad les avala para que podamos hacer una buena obra de caridad sin que nadie sepa que lo hemos hecho, tan solo por la acción de ayudar a quien lo necesita, que es realmente lo que cuenta.