El posicionamiento SEO o el diseño web, fundamentales en la adaptación de las pymes a las nuevas tecnologías

El posicionamiento SEO o el diseño web, fundamentales en la adaptación de las pymes a las nuevas tecnologías

Las necesidades que tienen las empresas en el día de hoy han variado mucho con respecto a las que tenían hace un par de décadas. Hoy ya nada es igual a lo que existía en el pasado. Los modelos de negocio y las estrategias de publicidad y de marketing se han transformado de una manera radical de un tiempo a esta parte y no cabe la menor duda de que las empresas se han tenido que adaptar a ellas a fin de no perder ni un ápice de competitividad. Y es que esa competitividad es ahora mucho más difícil de conseguir que antes.

Para disponer de ella, las empresas se han tenido que acostumbrar a escuchar las palabras “Internet”, “página web” o “redes sociales”. Y no es para menos. No trabajar sobre esos tres aspectos (porque sí, es necesario acostumbrarse a los tres y no a dos o a uno de ellos) ha sido el motivo por el que muchas empresas no han conseguido en múltiples ocasiones los resultados que sus responsables esperaban. Y más teniendo en cuenta que, además, hemos contado con desventajas externas a esto como lo puede ser la crisis económica que hemos padecido hasta hace bien poco.

Pero, por increíble que parezca, todavía hay empresas que no saben lo que es trabajar en la red. Una noticia (bastante preocupante, desde nuestro punto de vista) publicada en el diario El País, informaba de que la mitad de las microempresas españolas todavía no tienen página web. Se trata de un dato que, como decimos, nos hace preocuparnos de una manera importante. Con la importancia que tienen las pymes en un país como el nuestro, esta situación es de lo más peligrosa. Y hay que revertirla.

Lo que comentábamos en el párrafo anterior lo refrenda otra página web, en este caso Pymes y Autónomos, en una noticia que vio la luz a finales de octubre de 2018. En este artículo se destacaba que, aunque hay muchas empresas de pequeño tamaño que sí se dan a conocer en alguna red social como lo puede ser Facebook, eso no es suficiente. La página web es una herramienta necesaria. Las demás redes sociales son herramientas necesarias. Y no apostar por ellas es sinónimo de poner en riesgo nuestra actividad y el futuro de la misma, así como el de las personas que trabajan en ella.

Pero hay un elemento del que no hemos hablado y que tiene una importancia cada vez más grande en lo que respecta a la actividad de las empresas, tanto de las grandes corporaciones como de las pequeñas y humildes tiendas y comercios. Hablamos de una cuestión como lo es el posicionamiento SEO. Trabajar en esto es sinónimo de aumentar de manera considerable las posibilidades de que la gente entre en nuestra web y, por tanto, que adquiera uno de nuestros productos o contrate uno de nuestros servicios.

Las empresas de hoy en día necesitan Internet y todo lo que está asociado a la red para tratar de sobrevivir a la gran competencia que tienen por cada uno de sus cuatro costados. Pero ya no basta con una página web y con la presencia en redes sociales. Eso es importante para que la gente conozca una marca. Pero para que la gente confíe en esa marca es necesario apostar por otra serie de elementos. Las tendencias, según nos han contado desde G2 Informática, pasan por realizar mayores inversiones en lo que tiene que ver con posicionamiento SEO y diseño web.

Adaptarse rápido es fundamental 

Lo peor de todo para las empresas que todavía no disponen de una web o que no están acostumbradas al entorno online es que, si quieren sobrevivir, van a tener que adaptarse a todo muy rápido. La tecnología cambia muy deprisa y hay que estar siempre a la última para aprovechar las ventajas que le pueda proporcionar a su negocio. Y eso es algo que necesitamos implementar desde el punto de vista de las pymes españolas, muchas de las cuales están en peligro de extinción a causa del poco uso que hacen de las herramientas tecnológicas actuales.

Será difícil cambiar la mentalidad de muchas de ellas, pero creemos que, poco a poco, lo iremos consiguiendo. Terminará, más pronto que tarde, siendo obligación disponer de redes sociales y de página web. Y este puede ser el punto de partida para muchas entidades que jamás han dedicado un minuto a la tecnología pero que saben que nos les va a quedar otra para perpetuar su negocio. Está más claro que el agua. Es la única manera para tratar de tener una mayor garantía a la hora de competir. Si no, es evidente que nos encontremos en una clara desventaja.