Los envases monodosis para el aceite, un producto cada vez más habitual

Los envases monodosis para el aceite, un producto cada vez más habitual

Vivimos en una época de la evolución en la que cada vez estamos más concienciados con que debemos dejar dado el primer paso para que nuestros jóvenes vivan en un mundo mejor y es que solo de esta forma podremos devolver al planeta Tierra todo lo que nos da, sin embargo, no siempre es fácil, dado que las políticas de algunos países no van en esta línea y, aunque cada vez son menos, lo cierto es que nos siguen lastrando este primer paso. Y es que, como os decimos, llevamos muchos años gastando por encima de las posibilidades de regeneración que tiene el planeta, por lo que debemos de readaptar nuestras necesidades para ser más eficientes y sostenibles. Una práctica a la que cada año se suman más países pero que no por ello son todavía suficientes. Es por ello por lo que cada granito que podamos aportar nosotros como ciudadanos es vital para seguir creciendo y siendo mejores, pero no nos debemos de descuidar y tenemos que seguir siempre en esta línea cada vez más verde y más sostenible por el bien de nuestra especie y del planeta.

Sin embargo, como os decimos, lo cierto es que a veces nos encontramos medidas extrañas de gobiernos que impulsan el cambio hacia un mundo más sostenible. Este es el caso, por ejemplo, de España, donde el Real Decreto 895/2013, de 15 de noviembre, por el que se modifica el Real Decreto 1431/2003, de 21 de noviembre, por el que se establecen determinadas medidas de comercialización en el sector de los aceites de oliva y del aceite de orujo de oliva hace que pasemos de la aceitera rellenable a la monodosis de plástico, algo, sin duda, cuanto menos curioso, cuando estamos tratando de reducir al máximo los envases de plástico de un solo uso. No obstante, esta medida del gobierno tiene como objetivo, entre otros, las siguientes ventajas:

  • Sirve como una medida fundamental para empezar a crear una cultura del aceite de oliva, igual que se está estableciendo (o se ha establecido) una cultura del vino.
  • Ayudará a difundir el conocimiento sobre el aceite, que a su vez permitirá al consumidor conocer qué productores, envasadores o distribuidores hacen las cosas bien.
  • Además, siendo España el primer productor mundial de aceite y con las calidades que hay en el mercado, el turista que viene a España busca también un producto de calidad, como puede buscar un buen jamón, buenos quesos o grandes vinos. El oleícola es un sector que debe ir ligado al turismo. Todo un mundo para innovar y emprender.
  • Mejorará la higiene. Dentro de los objetos cotidianos con más gérmenes están los mandos a distancia de las televisiones, teclados y ratones de ordenadores, el dinero y los cajeros automáticos y, en hostelería, las aceiteras y las cartas de los restaurantes.

Por todo ello, cada vez son más las compañías que tienen su principal fuente de ingresos en estos envases monodosis y es que más allá del revuelo inicial creado por la polémica de plástico si o no, lo cierto es que sus ventajas son innegables. Así, si vosotros también sois productores de aceite o de otro tipo de productos selectos y los queréis comercializar en envases de un solo uso, nosotros os recomendamos que os paséis por Envasados productos salud, donde encontraréis una compañía con gran experiencia en el sector y que os podrá ofrecer todos aquellos envases monodosis que necesitéis.

¿Existen razones medioambientales y económicas para objetar la ley?

Lo cierto es que sí, si que existen razones medioambientales y económicas para objetar la ley y, entre otras, son:

  • Objeción al uso de envases monodosis porque crearán gran cantidad de residuos. Pero, ¿por qué tienen que ser envases monodosis? La Ley lo que indica es que será “obligatorio utilizar recipientes con un sistema de apertura que pierda su integridad tras su primera utilización, y con un sistema de protección que impida su reutilización una vez agotado el contenido original”. Es decir, se exige el uso de botellas no rellenables, no de monodosis. La Ley indica que los formatos de presentación serán de 250ml, 500ml o 750ml. Es decir, botellas que una vez se terminan, se reciclan igual que la botella de vino o la de cualquier ginebra, ron o licor. ¿De dónde viene esa obsesión por los envases monodosis y su retirada? Seguirán existiendo como hasta ahora, pero nos seguiremos peleando con ellos en los trenes, aviones, hospitales, etc., no en los bares o restaurantes. Además, si vemos el diseño que se está dando a este tipo de envases, se puede dar un toque distinto a un establecimiento si presentas bien el aceite. El convoy de aceite-vinagre se convertirá en un elemento diferenciador del establecimiento.
  • Impacto económico que va a tener esta ley. Se vaticina que encarecerá el servicio de aceite.