Tipos de piedras preciosas y semipreciosas: guía completa para elegir tu joyería y curiosidades

Tipos de piedras preciosas y semipreciosas: guía completa para elegir tu joyería y curiosidades

Una pieza de joyería con piedra preciosa es algo para toda la vida, siendo legado habitual en herencias.

Muchos sabemos que es un diamante, una esmeralda, un zafiro y un rubí. Conocemos su alto valor y sólo asequible si son piedras de tamaño reducido o limitarnos a imitaciones.

Las piedras preciosas o gemas son minerales creados por la naturaleza que han sido ansiadas durante siglos.

Pero, ¿conocemos por qué se les denominan piedras preciosas?, ¿sabes cuáles son las más grandes y exclusivas?, vamos a conocerlas.

¿Qué son las piedras preciosas?

Son las que se determinan como visualmente bellas y raras, creadas de forma natural a partir de rocas o minerales.

La denominación de piedra preciosa, fue credo a mediados del siglo XVI, para referirse al grupo de cuatro piedras especificas: diamantes, rubíes, esmeraldas y zafiros. Todas ellas con translucidas y su valor viene determinado por la intensidad de su color, a excepción del diamante que viene determinado por su transparencia.

Su valor es elevado, ya que son piezas exclusivas difíciles de encontrar o formarse. Son habituales que formen parte de la alta joyería, estando más presentes en anillos y sortijas, y de manera más exclusiva en collares o tiaras, ya formando parte del joyero de la alta sociedad.

Algunas piedras preciosas, dado su gran tamaño, rareza y pureza de color, se han valorado en un precio incalculable, perteneciendo a colecciones de museos.

¿Cómo se determina el valor de una piedra preciosa?

El valor de una piedra preciosa se determina tras un minucioso estudio con herramientas especiales y de manos de profesionales. A cada piedra se le determinará su corte, su color, su claridad y peso en quilates.

Diferencia entre piedra preciosa y semipreciosa

En la década de 1800 se clasificaron las piedras preciosas y las semipreciosas.

Las piedras preciosas se consideraban como aquellas que eran exclusivas y raras. Entre ellas se encontraron 4: diamantes, esmeraldas, rubíes y zafiros.

Por otra parte, aquellas que eran más fáciles de encontrar, se valoraron como semipreciosas. Existen muchas piedras semipreciosas también bellísimas, por ejemplo: la amatista, la aguamarina, el ópalo, el citrino, el cuarzo, la perla, el jade o el topacio, entre otros. Su precio es más asequible que las piedras preciosas, por lo que suelen ser más demandadas y utilizadas. Tienen una gran variación de colores y son muy vistosas en joyería y bisutería.

El que una piedra sea considerada como preciosa o semipreciosa, no determina su valor, ya que esto se determina en función no solo de la rareza o exclusividad, sino en su calidad, intensidad de color, tamaño… por ejemplo, el granate verde es una piedra semipreciosa que tiene más valor que una esmeralda.

El valor tanto de piedras preciosa como piedras semipreciosas sigue siendo alto.

¿Cómo elegir una pieza de joyería con piedra preciosa?

Se debe conocer los gustos de a quién vaya a pertenecer la joya. Cada color de cada una de las piedras preciosas (blanco/transparente, rojo, verde o azul), determina no sólo los gustos, sino la personalidad de la persona que vaya a lucir la joya.

Existen piedras preciosas asequibles a las personas de a pie. Los profesionales Serrano Joyeros, aconsejan que la elección de una pieza de joyería se determine no sólo en el presupuesto de cada persona (que es bastante esencial), sino en la calidad de mismas en su conjunto, su corte, su soldadura y que el trabajo en sí sea minucioso.

Es importante considerar la calidad de la unión de la piedra preciosa con el anillo, por lo que es importante que el metal rodee a la gema a su alrededor, como si fuera parte del metal. Con esto, se aumenta la durabilidad y estabilidad de la joya, evitando un pegado con pegamento o uniones más endebles.

Igualmente, hace hincapié en la elección del material el metal de la joya, siendo el oro y la plata los más utilizados, pero pudiendo escoger más variantes, como el oro rosa o el oro blanco, entre otros.

Generalmente, el diamante, el rubí, el zafiro y la esmeralda; así como el ámbar rojo, el ámbar verde, el carbúnculo y el heliotropo, se suelen combinar con oro.

Por su parte, la plata suele envolver a las perlas, el cristal de roca, y la mayoría de las piedras oscuras, como el ágata o la obsidiana.

Tipos de piedras preciosas y cuáles son las más grandes de su historia

Diamante

Es la piedra preciosa más conocida y de más valor, ya que tarda millones de años en formarse.

Es el mineral y sustancia más dura del planeta, y está compuesto de carbono puro.

Son tan duros que sólo pueden cortarse con otro diamante.

Son incoloros, pero también tienen variaciones de color.

Se miden en quilates en función de su peso y el nivel de pureza para determinar su valor.

El diamante pulido más grande del mundo es el Golden Jubilee, con 545,67 quilates de peso. Actualmente pertenece a la corona tailandesa y se exhibe en el Palacio Real de Tailandia.

Por su parte, el diamante Cullinan, es el diamante en bruto más grande encontrado, con 3.106 quilates.

Esmeralda

Es conocida por su brillante color verde, aunque puede tener breves matices de otros tonos.

Es una piedra fácil de modelar, ya que su exterior es quebradizo.

Ha sido una piedra muy codiciada durante siglos, siendo símbolo de veneración por los egipcios, aztecas e indios.

La esmeralda más grande hasta ahora es la Esmeralda Patricia, de 632 quilates. Actualmente se puede ver en el Museo Americano de Historia Natural de Nueva York

Rubí

Popular por su rojo intenso, el rubí ha sido considerado como símbolo de buena suerte por los hindúes, así como los guerreros chinos, que incluso incorporaban esta piedra en sus armaduras.

El rubí extraído más grande hasta ahora es el Liberty Bell Ruby, de 8.500 quilates. Actualmente se encuentra en paradero desconocido, ya que fue robado en el año 2011.

Zafiro

Su bello tono azul representa la paz y la serenidad. Aunque existen otras tonalidades, considerándose como zafiros de lujo.

El zafiro más grande extraído hasta ahora es de color azul estrella y pesa 1.404,49 quilates. Se le conoce como la Estrella de Adán y fue certificado por el Instituto Gemológico de Colombo como el zafiro más grande del mundo. Se extrajo en 2016 en Sri Lanka.

Ya sea en tu joyero o como pieza de museo, nadie puede negar que las piedras preciosas son regalos de la naturaleza.