¿Por qué es bueno contar con asesoría para tu pyme?

¿Por qué es bueno contar con asesoría para tu pyme?

Cuando estamos sacando adelante un negocio o estamos creando nuestra empresa, siempre surge la duda de si será necesario invertir en asesoría para empresas que nos ayude con los casos que se darán en el desarrollo de nuestra gestión administrativa o si mejor poner la responsabilidad de esta toma de decisiones en los hombros de nuestro propio equipo para ahorrarnos algunos gastos para los que de seguro nuestro presupuesto no da.

En estos casos, también, hay una variedad de opciones como contar con personal que realice determinadas gestiones pero se apoye en una asesoría de empresas para supervisar y asesorar a la dirección y a la persona encargada de esos trabajos.

No obstante, este artículo es para explicarte las muchas ventajas con las que vas a contar si contratas la ayuda de un asesor profesional y externalizas, al menos, los trabajos y trámites contables, fiscales y laborales. Sigue leyendo y entérate.

La importancia de la asesoría para empresas

Cuando estamos creando una empresa desde cero tenemos que pasar por una serie de pasos muy importantes y delicados sobre los que construiremos la base de nuestro futuro éxito: los primeros pasos como autónomo, la constitución de una sociedad, la creación de un nuevo proyecto empresarial, son algunos de ellos.

Muchos de estos trámites implican una serie de requisitos y documentos que deben dar la talla ante las instituciones encargadas de evaluarlos para dar el visto bueno a nivel legal y que puedas darle play a tus sueños, por lo que ya, incluso, desde este primer momento, es de ayuda un asesor profesional que te acompañe en cada paso, regalándote su experiencia y conocimientos en materia.

De hecho, el delegar estas funciones en las manos de personas externas a tu empresa, te regala a ti, el creador del proyecto, la libertad de centrar tus esfuerzos en las demás tareas constitutivas de tu negocio que apenas comienza, mientras tienes la confianza de que un experto profesional se está encargando de estos trámites.

Así, de externalizar estas funciones, Luygo Asesores, asesores expertos en materia, nos cuentan cuales son las ventajas de la contratación de estas figuras:

  1. Reduces costes en alquiler de tu local de negocio o si es un local en propiedad te permite optimizar ese espacio para opciones más productivas.

Si lo que querías es que el personal de tu empresa se encargara de estas gestiones para no tener que hacer contrataciones extras, te contamos que esto te obliga a necesitar un espacio físico para que este empleado o equipo de empleados trabaje, mientras que si contratas a un externo, te libras de invertir en estos gastos aún mayores.

  1. Reduces costes en el software de gestión contable, fiscal, laboral, pero también en software accesorio.

De tener que utilizar un software de gestión empresarial, sería el profesional que has contratado que se encargue de la selección del mismo, los costos de su adquisición, implementación y mantenimiento, además de ser los que tomen control sobre su instalación y ejecución dentro de la empresa.

  1. Reduces costes de formación en dicho software de gestión.

Si tuvieses que instalar este tipo de software en tu empresa, pretendiendo que sean algunos de tus empleados los que se encarguen de su manejo, por supuesto, tendrás que invertir tiempo y dinero en capacitarlos para usar dicho software de forma correcta y efectiva.

Si cuentas ya con un profesional que se encargue de ello y además tenga la experiencia al hacerlo, te salta todo este proceso de instalación y capacitación, incluyendo los costes que iba a acarrear. Y es que si has contratado un buen servicio de asesoría, tendrás a un profesional que ya está formado y tiene experiencia en el uso de este tipo de programas de gestión.

  1. Evitas dedicar tiempo a actualizaciones accesorias al software relacionado con la gestión contable.

Por lo general, este tipo de softwares tiene  que estarse  actualizando a medida que van saliendo mejoras o que se necesitan incluir nuevas funciones, o que la empresa va creciendo y necesita un mayor apoyo informático.

Así, de no tener a tu lado a un profesional encargado de este tipo de gestiones, tendrías tu que ocuparte de ello, del tiempo y los gastos que esto acarrea, o delegarlo en personal que tendría que dejar a un lado otras funciones más primordiales para su cargo.

Por ejemplo, tener una suite de gestión contable, fiscal, laboral y facturación implica disponer de programas como Office cuyas licencias también deben adquirirse y mantener actualizadas para que se mantenga su seguridad y su operatividad. Incluso, hay más aplicaciones que implican lo mismo, como:

  • Siltra
  • Varios relacionados con la gestión laboral
  • Legalia
  • Depósito digital
  • Autofirma
  • Varios de impuestos a nivel autonómico y nacional.

Todas estas necesitan, para su correcto funcionamiento que haya ciertos programas descargados, incluso que el ordenador este configurado de cierta manera para permitir su ejecución y que además, muchas veces implica ciertos conocimientos que no todos los equipos, e incluso tu mismo, suelen tener.

  1. Reduces sustancialmente los costes de personal.

Muchas empresas optan por externalizar ciertos servicios necesarios para su funcionamiento, como en este caso estamos hablando de los servicios de asesoría para empresas, puesto que esto sale mucho menos costoso que contratar personal dentro de la plantilla de la empresa que se encargue de dicha función.

Hay que pesar que si es verdad que todo servicio profesional tendrá un costo, este puede ser mucho menor que el que tenemos que pagar por la contratación de personal, su respectiva inscripción y pago en la Seguridad Social, sus finiquitos, vacaciones y otros. Además de toda la gestión de recursos humanos para encontrar al candidato, gestionar su desarrollo dentro de la empresa y remplazarle en caso de que haya una rotación.

Incluso, nos libramos de tener que lidiar con la gestión de problemas laborales, bajas por enfermedad, permisos por maternidad y otros.

Son responsabilidades que asumimos por ley con nuestro equipo de empleados, pero que no viene mal ahorrarnos de poder externalizar el servicio.

  1. Reduces costes en bases de datos normativas y formación continua del trabajador en los continuos cambios legales.

Dicen que lo barato a veces sale caro. En el caso de una asesoría que queramos dejar en manos de nuestro equipo, sin estar capacitado para ello, para no tener que invertir en un profesional externo, lo que logramos es que al final tengamos que terminar invirtiendo dinero en la formación, capacitación  y dotación de los recursos que tarde o temprano necesitarán para realizar sus ffunciones.

  1. Aumentas la seguridad y fiabilidad del trabajo realizado.

Contrario al punto anterior, un profesional en el área que buscamos que nos garantice conocimientos, habilidad y experiencia en su labor, aumenta nuestra seguridad y nuestra confianza en el trabajo que realiza para nosotros, garantizándonos que es de buena calidad y lo que necesitamos para lograr nuestros objetivos.

  1. Asunción de responsabilidad económica en casos de errores.

Cuando delegas cierto tipo de responsabilidades legales o contable en tus propios empleados y estos comenten un error (como a cualquiera podría pasarle), como por ejemplo podría ser en la presentación de impuestos o en el pago de algún requisito de índole legal, la responsabilidad de dicho error recae sobre toda la empresa. Mientras que, al haber contratado estos servicios con una agencia externa, podría contratar también los seguros de responsabilidad civil que harán que sea la aseguradora la que responda del fallo cometido.

  1. Acceso a servicios complementarios de valor añadido en mejores condiciones.

Las asesorías suelen ser multidisciplinares y, ya sea internamente o a través de colaboraciones, te pueden ofrecer otros servicios de interés de los que puedes beneficiarte mucho como:

  • Seguros
  • Prevención de riesgos laborales
  • Protección de datos
  • Compliance
  • Servicios jurídicos varios (reclamación de deudas, contratos, etc)
  • Gestoría a nivel de vehículos
  • Emisión de certificados digitales
  1. Si tienes un buen asesor tienes un confidente, un mentor, un apoyo en el duro día a día del pequeño empresario.

Lo mejor de los asesores es que, además de ser expertos en los campos en los que te prestarán su consejo y compañía, también suelen ser empresarios con una amplia trayectoria que usa sus conocimientos en pro de ayudarte a salir adelante, además de que pueden entenderte mejor que nadie.

Esto representa un plus añadido al servicio de carácter invaluable al momento de estar pasando por dudas, conflictos o algún momento difícil y estos te puedan tender la mano.

Cómo ves, son muchas las ventajas de contar con una asesoría de empresas en tu negocio, siempre que sea una agencia profesional y que ofrezcan el servicio adecuado.

Para dar con este tipo de empresas, lo primero es buscar la calidad, a buen precio. Es decir, aunque queramos gastar lo menos posible en servicios como estos cuando nuestra empresa a penas está despegando, debemos invertir lo justo por un servicio de verdadera calidad que nos garantice que el capital que hemos puesto en ello, por mucho o poco que sea, dará buenos frutos.