Robo.com.es, infórmate sobre cómo proceder ante un robo

Robo.com.es, infórmate sobre cómo proceder ante un robo

El pequeño hurto en grandes superficies puede causar daños pero en una pyme o en un negocio familiar ese daño puede llegar a ser catastrófico. Desde delincuentes que basan su medio de vida en el robo hasta jóvenes rebeldes que abren la palma de la mano para coger lo que tienen más cerca y esconderlo bajo la chaqueta hasta personas que se encaprichan de un producto y deciden llevárselo a casa sin pagar.

Un estudio muy reciente a nivel nacional recoge datos que demuestran que los establecimientos más afectados por este problema son los almacenes de productos económicos que venden prácticamente de todo. Muchos de ellos son conocidos como “chinos” pero este tipo de negocio ha existido toda la vida, y seguirá existiendo.

Tiendas Pavo es un ejemplo de ello. Se trata de un negocio familiar que ha ido creciendo con el paso de los años y que actualmente cuenta con tienda online a nivel nacional. Venden productos de todo tipo, ropa de hogar, uniformes colegiales, remolques, portabicis, de todo y tienen un amplio recorrido profesional, desde sus inicios hasta la actualidad.

Un pequeño robo en unos almacenes como Tiendas Pavo puede no suponer una gran pérdida pero cuando ese robo es continuo y constante, como viene pasando de unos años a esta parte, el daño es inmenso y las pérdidas anuales son de miles de euros lo que puede ocasionar grandes problemas, incluso la quiebra de una pequeña pyme.

shutterstock_280286528reducida

Información insuficiente

Otro de los grandes males en este sentido es que la mayoría de nosotros no estamos bien informados al respecto. No sabemos cómo debemos actuar ante un robo, bien sea en una tienda o en una vivienda, y tampoco somos conscientes de lo que podemos o no podemos hacer en un caso similar.

En robo.com.es podemos informarnos sobre qué hacer frente a un robo y para empezar, lo más importante es diferenciar entre un robo y un hurto ya que, a la hora de denunciar, hay que ser muy objetivos en cuanto a la definición e identificación de la violencia empleada por el ladrón. En el robo, el delincuente emplea fuerza sobre un objeto para sustraerlo o aplica violencia e intimidación sobre una persona para sustraerle el objeto. Si no utiliza la fuerza y se aprovecha de un despiste o algo así, estamos ante un hurto.

Lo principal, antes de nada obviamente, es llamar a la policía pero, para continuar, hay que dejar bien claro que no debemos tocar absolutamente nada. Si por ejemplo tenemos una tienda de ultramarinos cuya cerradura ha sido forzada y nos han sustraído algo por la noche, cuando lleguemos por la mañana no debemos limpiar ni tocar nada para que la policía científica pueda sustraer huellas con total comodidad sin que aparezcan las nuestras constantemente sobre las del ladrón y sin que las hayamos limpiado previamente, claro está.

Podemos instalar cámaras de seguridad para evitar la tentación del robo en pasillos a los que no tenemos acceso a simple vista y podemos poner carteles de advertencia en el mostrador. A veces eso evita que un muchacho, cuyo objetivo es hacer una travesura, saque algo de la tienda sin pagarlo, pero en muchas ocasiones esto no es suficiente y hay que recurrir a medidas mayores como guardias de seguridad, compañías, alarmas y, por supuesto, contar con un buen seguro que cubra estas pérdidas.